Nuevo BMW Serie 4 Cabrio 2021: Primera prueba

Hay algunas modas que uno no logra entender. Una de ellas, para quien esto escribe, son los techos duros retráctiles actuales. Quizá hace 30 ó 40 años, cuando los techos de lona eran un tanto endebles, un techo duro retráctil podría haber tenido su razón de ser. Pero hoy, con la calidad de las lonas actuales, la reducción de peso que suponen frente a un techo duro y el ahorro en peso que consiguen, ya no tienen tanto sentido. Y no hablemos ya de la elegancia, distinción y personalidad que siempre aporta un techo de lona comparado con uno duro.

En BMW deben estar de acuerdo con nosotros, y el nuevo Serie 4 Cabrio abandona su anterior techo duro retráctil por una excelente capota de lona que, además de estar perfectamente rematada y aislada, supone un ahorro de peso del 40% frente al retráctil así como un aumento del volumen del maletero, que ahora tiene entre 300 y 385 litros en función de si el techo está plegado o no (en el anterior Serie 4 Cabrio ofrecía entre 220 y 370 litros).

Así es el BMW Serie 4 Cabrio

Creado sobre la misma plataforma que los actuales Serie 3 y 4, el 4 Cabrio es por tanto un descapotable con techo de lona y cuatro plazas, si bien las dos traseras no son especialmente recomendables para llevar a personas altas y corpulentas. El Serie 4 Cabrio tiene una longitud de 4,76 metros.

La gama está formada por un motor diésel (420d) de 190 CV y tres gasolina de 184 CV (420i), 258 CV (430i) y 374 CV (M440i). Tanto el 420d como el M440i están microhibridados, por lo que llevan etiqueta Eco de la DGT. Además, en septiembre llegará el M4 Competition xDrive Cabrio, con tracción total y 510 CV.

El Serie 4 Cabrio mantiene el salpicadero de los Serie 3 y 4. Destaca por calidad y estar bien resuelto desde el punto de vista ergonómico, pues es relativamente sencillo acostumbrarse al manejo de todas las funciones gracias al mando circular central y a los botones que permiten navegar con bastante fluidez por la pantalla central. La postura al volante también es muy buena, y permite ir sentado bastante bajo y con las piernas estiradas si así se desea.

El acceso a las plazas traseras es bueno porque el respaldo del asiento delantero se desplaza hacia adelante de forma automática y deja un hueco bastante grande para poder acceder. Eso sí, la posición baja del asiento trasero hace que para acceder a ellas o para salir haya que tener un mínimo de agilidad. Una vez acomodado, y mientras que el ocupante no sea muy alto, se viaja con bastante comodidad.

Así va el Serie 4 Cabrio

En esta ocasión hemos probado la variante que consideramos más equilibrada de toda la gama: el 430i. Empezando por el techo, su resultado es excelente porque, cuando va colocado, aísla perfectamente y no produce molestos ruidos aerodinámicos.

Nadie podría diferenciar entre un coupé o un cabrio por el buen resultado que da. Una vez descapotado, maniobra que se realiza eléctricamente en parado o en marcha, siempre que no se superen los 50 km/h y cuya operación se completa en 18 segundos, el resultado sigue siendo también muy bueno.

En cuanto al comportamiento, las reacciones de este 430i Cabrio son muy similares a las del Serie 4 Coupé. Quizá la principal diferencia esté en el tarado de la suspensión, un poco más suave en el 430i Cabrio y que, sin embargo, cuenta con el grado de dureza adecuado para un coche de este tipo. Por eso puede resultar un poco menos ágil que el Serie 4 Coupé y también más cómodo, pero las diferencias no son abismales y, además, es lo habitual en este tipo de casos.

El resultado es un coche con un eje delantero muy preciso y un agarre muy elevado que resulta tan rápido como fácil de conducir por carreteras de curvas. El eje trasero, pese a su condición de tracción trasera, tiene unas reacciones muy sanas y ofrece una capacidad de tracción estupenda.

El Serie 4 Cabrio es ideal para viajar con tranquilidad, pero se sigue comportando muy bien si apuramos un poco más el ritmo. No es para nada un coche incómodo ni exigente con el conductor.

En cuanto al motor, este 430i lleva un motor 2.0 Turbo de cuatro cilindros, 258 CV y 400 Nm de par asociado a un cambio automático de ocho marchas por convertidor de par. Tiene una respuesta bastante contundente, y su nivel de prestaciones es más que suficiente (tarda sólo 6,2 segundos en pasar de 0 a 100 km/h) para un coche de este tipo.

Tiene un sonido levemente deportivo, pero no es demasiado apreciable; habrá quien eche en falta un poco más de volumen e intensidad. En cuanto al consumo, declara 6,9 L/100 km como dato oficial. En la práctica, bajar de 8 L/100 km es complicado, y lo normal será moverse entre 9 y 10 L/100 km. No es poco, pero es lo habitual en un coche de este tipo.

Precios del BMW Serie 4 Cabrio

Este BMW 430 i Cabrio vale 61.400 euros, y el 420i, el más barato, se queda en 57.300 euros. Sin duda, un precio elevado, pero en medio del que tienen sus dos principales rivales. El 430i Cabrio sale más caro que un Audi A5 Cabrio 45 TFSI Quattro (265 CV, 55.040 euros) pero más barato que un Mercedes C 300 Cabrio (258 CV, 63.075 euros).

¡Comparte esta nota!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para mejorar su experiencia en la navegación de nuestra web. Las cookies nos permiten ofrecerle funcionalidades importantes relacionadas con la seguridad, gestión de la red y/o accesibilidad. Facilitan el uso de la web y su rendimiento mediante diferentes funciones, como el reconocimiento del idioma o la búsqueda de resultados y por tanto mejoran lo que le ofrecemos. Nuestra web usa tambien cookies de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias (en función de los hábitos de navegación). Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y como configurarlas, puede acceder a nuestra Política de Cookies.