¿Funciona un Lexus congelado a 18 grados bajo cero?

Lexus, como cualquier otra marca de vehículos, somete a sus vehículos a duras pruebas con el objetivo de conocer los límites de su fiabilidad y poder ofrecer la mejor calidad posible. En el caso que nos ocupa, la firma nipona de lujo ha ido un paso más allá al congelar, literalmente, uno de sus modelos para ver qué es lo que pasaba y cuál era la experiencia para el (poco) afortunado a quien le tocara hacer este inusual reto.

Para ello, Lexus recurrió al piloto profesional Paul Swift y, para llevar a cabo la acción de congelar el coche, se metió un Lexus LC Cabrio en una cámara frigorífica a -18 grados centígrados. “Esta mañana he entrado en el congelador y me he sentado en el coche, y estaba bastante crujiente”, explica Swift. “El volante estaba helado, y todo estaba completamente a oscuras”, confesó tras salir de la cámara frigorífica.

lexus-lc-cabrio-congelado

Pero la oscuridad no iba a ser el principal problema dentro de la cámara. Al someterse a temperaturas tan bajas, el parabrisas del Lexus LC Cabrio estaba totalmente congelado, lo que unido a la nube de aire frío que se formó al abrir la cámara, hizo que el piloto tuviera que conducir a ciegas unos instantes. “Es muy desconcertante no poder ver nada”, prosigue. “El parabrisas estaba totalmente congelado, así que al principio me guiaba el equipo por radio… Se podía oír el crujido de los neumáticos sobre el suelo al girar el volante. No se parece a nada que hubiera experimentado antes”.

En perfecto estado de funcionamiento

El vehículo no tuvo ningún problema en arrancar y en el interior, gracias al Asistente Climático del LC Cabrio, que incorpora volante calefactado, asientos calefactados y un calentador opcional para el cuello, la situación no fue tan mala como cabría esperar. “Puse el motor en marcha y enseguida noté cómo el volante se empezaba a calentar y salía calor del asiento… Hay incluso unas rejillas detrás del cuello para calentarte”, confiesa Swift.

Minutos después de arrancar, la escarcha del parabrisas había desaparecido, de modo que ya se pudo circular para llevar a cabo el reto en el circuito de pruebas de Alpine de Millbrook, en Reino Unido. Una pista exigente en la que probar las aptitudes de este Lexus LC Cabrio. “Desde el punto de vista del rendimiento hace lo que le pidas, pero además es muy cómodo”, cuenta Paul. “No hubo ningún problema de subviraje, el cambio de marchas es muy suave, y se revoluciona ligeramente al bajar de marcha de una forma muy llamativa”.

lexus-lc-cabrio-congelado

Entonces, ¿cuál ha sido el resultado de esta prueba? Swift no tiene ninguna duda: “Nunca he probado nada tan extremo, pasando de un frío glacial a unas temperaturas más o menos normales para el Reino Unido en mayo”, explica. “El coche, hace exactamente lo que tiene que hacer: te mantiene a la temperatura adecuada”. Paul prosigue: “Desde el punto de vista del rendimiento hace lo que le pidas, pero además es muy cómodo. Me gustaría quedármelo”. Como puedes ver, hay cabrios a los que el invierno no les asusta.

¡Comparte esta nota!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y entérate de lo último

Estamos preparando las Rutas EVO 2022

Suscríbete a nuestro newletter

Usamos cookies para mejorar su experiencia en la navegación de nuestra web. Las cookies nos permiten ofrecerle funcionalidades importantes relacionadas con la seguridad, gestión de la red y/o accesibilidad. Facilitan el uso de la web y su rendimiento mediante diferentes funciones, como el reconocimiento del idioma o la búsqueda de resultados y por tanto mejoran lo que le ofrecemos. Nuestra web usa tambien cookies de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias (en función de los hábitos de navegación). Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y como configurarlas, puede acceder a nuestra Política de Cookies.