Charly López, la historia del fotógrafo del WRC y el Dakar
Mar Rojo, Dakar 2021

Charly López, la historia del fotógrafo del WRC y el Dakar

De hacer fotos en rallyes locales de adolescente, Charly López progresó rápidamente a fotografiar profesionalmente el WRC y a capturar imágenes épicas del Dakar. Aquí nos cuenta la historia de su rápido ascenso hacia el éxito y elige algunas de sus fotos favoritas. Texto: Brett Fraser & Javier Álvarez

Charly López no se lo creía cuando pudo fotografiar desde un helicóptero en su primer rally Dakar. «Estaba allí como parte del equipo de una agencia de fotografía de competición y mi papel era hacer fotos para los diferentes patrocinadores de los equipos, temas corporativos», recuerda el español. «Se suponía que otra persona iba a subir al helicóptero a retratar la carrera desde el aire, pero por alguna razón no apareció, y me pidieron que lo hiciera yo. Me sorprendió y me alegró tener la oportunidad en mi primer Dakar».

Ricky Brabec, Dakar 2020
Ricky Brabec, Dakar 2020. Todos los años los organizadores del Dakar hacen un concurso para decidir la mejor foto del evento. Gané por primera vez en 2020 con esta foto de Ricky Brabec en un paisaje increíble. En 2021 y 2022, volví a ganar”.

«Eso fue en 2019. A los organizadores del Dakar les gustaron mucho las fotos que hice, así que para 2020 me volvieron a subir al helicóptero. No es el de prensa, sino el helicóptero del director de carrera, así que tiene tareas más importantes que simplemente ser mi plataforma desde la que tomar fotos. El director de carrera tiene que ser capaz de ver lo que ocurre en el suelo y también hay un médico a bordo por si se produce un accidente grave. Pero si la cosa está tranquila, puedo tener 15 ó 20 minutos para pedirle al piloto que vuele a donde necesito estar para hacer una buena foto».

«Dado que no puedo dictar cuándo tendré esas oportunidades de disparo, para mí el Dakar va de improvisación, de fotografiar el momento. Pero estar en el aire me permite capturar el entorno, esos preciosos paisajes en los que los coches y las motos se ven muy pequeños en la imagen, y utilizo el contraluz para realzar las estelas de polvo, aunque a veces pido al piloto que vuele más bajo para poder estar más cerca de la acción. Me encanta mi trabajo en el Dakar».

Tomenta de Arena, Rally Dakar 2022
Tomenta de Arena, Rally Dakar 2022. “Normalmente el sol brilla en el desierto, pero en la 11ª etapa del Dakar 2022 fotografié a los pilotos cruzando las dunas durante una tormenta de arena, y la luz monocromática aportó a las fotos un toque surrealista. El piloto que negocia aquí las sinuosas dunas es Stefan Svitko”.

Aunque el Dakar es su especialidad, López disfruta haciendo fotos de cualquier evento deportivo. En 2021, fue el fotógrafo oficial de la Vuelta a España y del Tour de Francia, y su Instagram (@charlylopezph) cuenta con fabulosas imágenes de ambos clásicos del ciclismo, aunque su pasión es la competición de motor. «El sonido y la velocidad son imbatibles».

Como a muchos de nosotros, la fascinación de López por las carreras de coches le viene de su padre. «Me gustaba la competición desde que era un niño», revela. «Eso es porque mi padre era un gran aficionado de la Fórmula 1 y de los rallyes, y en la zona de España de la que somos, Asturias, hay muchos rallyes locales, así que mi padre y yo íbamos juntos a verlos. Esto también despertó mi interés por la navegación y el copilotaje. Algún día espero tener la oportunidad de ir de copiloto al Dakar. No me interesa mucho conducir, ya que creo que sería un peligro para mi copiloto…».

Rally de Suecia 2019, arriba
Rally de Suecia 2019, arriba. Estos son Andreas Mikkelsen y su copiloto Anders Jaeger-Synnevaag en su Hyundai i20 Coupé WRC. Era la última etapa del rally y vi un pequeño charco a un lado de un salto. Me encanta la simetría que crea. Espectadores, nieve, acción. ¿Qué más quieres?”.

El interés de López por la fotografía también se remonta a su niñez. «Mi pasión por la fotografía nació cuando era un niño. Tenía una cámara pequeña que llevaba conmigo a todas partes, en viajes del colegio o cuando salía con amigos. Siempre estaba haciendo fotos (paisajes, retratos o lo que pudiera). Después, cuando tenía 17 ó 18 años, decidí hacer un curso de fotografía. Eso suponía también mejorar mi equipo fotográfico, así que compré una Nikon y algunos objetivos, y llevo con la misma marca desde entonces».

«El curso era bastante general y centrado sobre todo en la fotografía de estudio, donde aprendes a usar el flash, a trabajar con modelos y fotografía de interiores, pero prefiero estar al aire libre. También estudié idiomas, francés e inglés (López habla cinco idiomas), ya que pensé que me serían útiles en mi carrera, y me resultan fáciles y divertidos. Esto acabó siendo una inversión de tiempo muy valiosa, ya que en el Dakar todos los del helicóptero hablan francés, y fue parecido cuando cubrí el Tour de Francia».

Aunque su educación fotográfica lo mantuvo en interiores, los fines de semana López se dedicaba a fotografiar rallyes locales y nacionales en España, publicando el resultado en redes sociales. Fue una jugada muy astuta. «En 2015, el fotógrafo Colin McMaster se puso en contacto conmigo tras ver mis fotos on-line y ahora somos amigos y trabajamos juntos en la Extreme E (la competición todoterreno de eléctricos). A través de su agencia, McKlein Photography, consiguió que cubriera cinco o seis rallyes del WRC en 2016».

“Estos son Andreas Mikkelsen y su copiloto Anders Jaeger-Synnevaag en su Hyundai i20 Coupé WRC. Era la última etapa del rally y vi un pequeño charco a un lado de un salto. Me encanta la simetría que crea. Espectadores, nieve, acción. ¿Qué más quieres?”.
Shakedown, Rally de Suecia 2020. El Ford Fiesta WRC de Esapekka Lappi al amanecer. La falta de nieve lo hacía parecer más un rally de tierra que uno de invierno”.

«Lo más difícil de estar en el WRC fue conocer al resto de fotógrafos. Era muy joven y creo que pensaron que no era realmente un profesional. Que sólo estaba jugando. Y a su favor diré que para ser mi primer rally, probablemente me comporté como un niño pequeño, ya que todo era una experiencia nueva e increíble. Pero mis fotografías siempre fueron profesionales».

to a otro en los eventos de WRC, y dónde colocarse para captar lo mejor de la acción, López empezó a distanciarse un poco del resto de fotógrafos en un intento por hacer fotos que destacaran frente a las de los demás. «Ayuda que mi interés por la navegación signifique que puedo leer el libro de ruta del rally y averiguar cuál puede ser un buen lugar desde el que fotografiar», explica. «Si me obligan a estar junto al resto, no me siento cómodo: me alejo un poco, intento buscar un ángulo diferente, quizá jugar con la naturaleza, ya que me gusta utilizar el entorno que tengo alrededor».

Si bien prefiere tener su espacio personal mientras hace fotos, López echa de menos la camaradería de los fotógrafos del WRC. «En los rallyes compartes un coche de alquiler con otros fotógrafos y vas cambiando de localizaciones. Como máximo encontrarás tres buenos sitios al día, pero tienes que conducir por ahí junto al resto de espectadores, y puede resultar muy frenético. No obstante, me gusta ese tipo de alocada navegación, así que echo de menos el WRC. No he fotografiado un rally en los dos últimos años».

Rescate en helicóptero (arriba)
Rescate en helicóptero. Tenemos más misiones que la fotografía en el helicóptero del Dakar. Si un competidor tiene problemas y estamos cerca, vamos a ayudar. Es desgarrador cuando se tienen que retirar por fallos mecánicos, pero puede ser una interesante oportunidad de foto a la que no todos los fotógrafos tienen acceso”.

Aunque los rallyes y otros eventos estilo maratón (incluido el ciclismo) han dominado la vida laboral de López hasta la fecha, tiene ambiciones de fotografiar una carrera de F1, y la agencia LAT lo envió hace poco a cubrir un test de pretemporada oficial en Barcelona. «He seguido la F1 toda mi vida, así que para mí fue una oportunidad genial y excitante. Aun así, me encantaría tener la oportunidad de fotografiar una carrera, no sólo un test. En Barcelona hice algunas fotos artísticas porque quería destacar, para que alguien se fijara en mí y me mandara a una carrera como tal».

Si consigue quitarse esa espinita de la F1, ¿hay algún otro evento en la lista de pendientes de López? Su respuesta es tajante: «Quiero fotografiar las 24 Horas de Le Mans. No este año, pero ojalá en 2023 ó 2024. Le Mans tiene una magia especial. La noche, el atardecer, el amanecer, todos esos cambios de luz».

Mientras tanto disfruta de la diversidad de eventos que ya cubre, desde las dunas de arena, piedras y el polvo del Dakar, o los pinos y la nieve de los rallyes escandinavos de WRC, hasta las montañas y la arquitectura clásica del Tour de Francia. Cuando se hizo profesional, López solía crear un calendario con sus imágenes de rallyes y lo vendía a través de redes sociales, pero ya no lo hace. «Diseñaba el calendario en diciembre, pero estoy tan ocupado actualmente que las tres primeras semanas de diciembre se han convertido en mis vacaciones anuales. La última semana de diciembre, el Dakar empieza de nuevo». Pero López no se queja. No lo cambiaría por nada.

Test de F1, Barcelona 2022 (en medio)
Test de F1, Barcelona 2022. Durante los últimos minutos de acción al atardecer, pensé que podía probar una velocidad de obturador más lenta. Y funcionó”.

Compartir Noticia

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir las noticias y contenidos del motor más emocionantes?